El lujo más caro del mundo también utiliza GLP